Cruz-Diez llenó de arte y color a Ciudad de Panamá

El artista venezolano dejó instalado Articruz, un taller dedicado a la producción de obras de arte contemporáneo y, además, fue guía de talento nacional e internacional

David Alejandro Chacón

El maestro del arte cinético, Carlos Cruz-Diez, vivió por tres años en Panamá y durante ese tiempo fue un importante motor para la cultura panameña. El artista venezolano falleció en Paris, Francia, el fin de semana del 27-28 de julio. 

Cruz-Diez fundó en Panamá, en 2009, Articruz, un taller dedicado a la producción de obras de arte contemporáneo, según explica el portal oficial www.articruz.com

“Desde sus instalaciones en Panamá, Articruz trabaja con artistas de todo el mundo a quienes acompaña en la investigación, concepción y producción de su obra, utilizando nuevos materiales y tecnología de punta”, reseña comunicaciones Articruz en su web. 

Articruz forma parte de un grupo empresarial, que además integran Marión Gallery, una galería ubicada en San Francisco encargada de la promoción y venta de las obras producidas en el taller y Kromya Design Store, una exclusiva tienda de objetos de diseño que ofrece productos de reputados diseñadores nacionales e internacionales. 

Llenó de color la ciudad

En varias zonas de la Ciudad de Panamá se pueden apreciar algunas obras del maestro Cruz-Diez. La Cromovela de la Cinta Costera 3, la Cromoestructura de la fachada de Kenex Plaza en Obarrio y la Cromoestructura del Instituto Smithsonian. 

En cuanto a exposiciones, a finales de junio se inauguró, en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), El Color Haciéndose, una exhibición que recoge seis décadas del trabajo del maestro Carlos Cruz-Diez. En total, se presentaron 39 obras del aclamado artista caraqueño. 

Más de dos mil personas se dieron cita en la inauguración de esta muestra, lo que significó un histórico récord de asistencia para el MAC. 

Los trabajos de Cruz-Diez y su aporte a la cultura panameña, sin duda dejarán una huella imborrable en el país que por tres años lo recibió con las puertas abiertas. 

“Salud Maestro, con una copita en mano y con sonrisas te despedido. Siempre estaré agradecido por todo lo que compartimos; me enseñaste a trabajar duro, a ser humilde y que el amor lo puede todo. Gracias por haber tenido la dicha de vivir en la aventura del color juntos, compartiendo a lo largo de los últimos 10 años en el taller, aprendiendo, riendo, hablando de las próximas obras y disfrutando de “vivir en arte” como decías. Siempre estarás en nuestros corazones inspirándonos”

Cisco Merel, artista panameño desde su cuenta de Instagram. 

La leyenda panameña, Rubén Blades, también dejó su mensaje para el maestro. Se ha mudado al “otro barrio” un verdadero creativo, el Maestro venezolano Carlos Cruz-Diez.

“Un monumental intelectual, curioso, afable, se nos fue con 95 años vividos y aprovechados, a plenitud. Vino a Panamá, fundó un taller, y entrenó a jóvenes panameños que hoy, al igual que hizo en Venezuela, continúan ese concepto de arte participativo y en movimiento que él defendió a lo largo de su productiva existencia. 

Tuve el honor de conocerlo en Panamá. Su ejemplo es algo que me inspirará siempre. Gracias por su aporte y que tenga un buen viaje Maestro Cruz-Diez”, fue parte de lo que escribió Blades, en su cuenta de Instagram. 

Gracias por su aporte a Panamá, maestro…