Un país entero de fiesta: Noviembre, mes de la patria

Las fechas son propicias para refrescar nuestra historia, cómo comenzó la república y rendir homenaje a todos los héroes que se sacrificaron por la libertad y el surgimiento del Istmo

Junta Patriótica

David Alejandro Chacón

Se acerca el mes número 11 del año y los panameños estarán de júbilo nuevamente. Durante todo el mes de noviembre, comenzando el domingo 3, el país celebra sus Fechas Patrias. Desfiles, actos oficiales, y banderas vistiendo comercios y residencias estarán a la orden del día. 

Las fechas son propicias para refrescar nuestra historia, cómo comenzó la república y rendir homenaje a todos los héroes que se sacrificaron por la libertad y el surgimiento del Istmo. 

La celebración arranca el 3, 4 y 5 de noviembre, después el día 10 y cerrando el 28 con la primera gesta de independencia. Este año Laurentino “Nito” Cortizo celebrará sus primeras Fechas Patrias como presidente de Panamá. 

“PATRIA es hacer MEJOR a #Panamá. La Patria nos une y TODOS tenemos que cuidarla. Un abrazo a todos los panameños. Demostremos con hechos, hoy y siempre, nuestro amor por Panamá”, se lee en la página oficial de “Nito” Cortizo. 

¿Cómo se festeja?

Las comidas tradicionales del país y el vestuario típico son costumbres propias de las fechas. Los panameños muestran orgullosos los colores de su bandera y algunos aprovechan, al ser días no laborables, para tomar unas “mini vacaciones”. 

Una de las tradiciones más arraigadas y coloridas es la competencia de bandas musicales, que luchan por ser la mejor de cada año. Los jóvenes se preparan para estas fechas con meses de antelación. Es su manera de rendirle honor a la patria que los vio nacer. 

Los desfiles patrios comenzaron en el año 1940 bajo la presidencia de Arnulfo Arias Madrid, quien hizo desfilar como primera delegación a los llamados “Cachorros de Urracá”, estudiantes de secundaria y de la universidad. 

Por lo tradicional y colorido, el mes de noviembre en Panamá se ha vuelto muy interesante para los turistas, que aprovechan para vivir la experiencia y de una vez hacer turismo interno. 

“Es un gran atractivo. Es palpable en cada rincón el gran orgullo que sienten los panameños por sus colores y símbolos patrios. El país cambia de una manera que es muy difícil de no notar. Yo soy extranjera con 11 años de residencia en el país y lo puedo ratificar. La sensación es realmente increíble”, dijo Susej Inciarte, residente en el país.